Nos damos cuentas que estamos viejos porque cogemos nuestro listado de amigos e intentamos ponerlo en orden de edad.