Uno de mis libros preferidos de viajes en el tiempo, no es la montaña rusa de las puertas de Anubis ni tan científico como el fin de la eternidad, es más, carece de todo efecto especial, no hay rayos gamma ni un malvado villano a derrotar, nada de aventuras adolecentes, pero es una lectura que se disfruta de principio a fin. Gran parte del encanto de esta historia radica en lo común de sus personajes, es muy fácil identificarse con el protagonista y sus humanas decisiones, varias veces pensaba “en esa situación yo haría x cosa” solo para descubrir al pasar la página que el autor ya lo había previsto. No quiero contar mucho de la historia, esta gira sobre Jeffrey Winston quien sufre un infarto a los 43 años y en lugar de morir descubre que está nuevamente en la época de sus 18 años con todos los recuerdos de su vida anterior.

Es una lectura sencilla, sin pretensiones, y al mismo tiempo es toda una reflexión sobre las cosas sencillas de la vida, esas mínimas cosas que nos rodean y hacen que vivir valga la pena. También habla sobre el amor, de ese amor que siempre nos acompañara.

Envidio aquellos que lo leen por primera vez, todo será nuevo, sin saber lo que vendrá.

LInk para descarga.